Suramar

Nos encontramos en el mismo centro de las Islas Abruptas, donde la fuente de la noche alimenta corruptamente a los nocheterna, y los que no consiguen alimentarse de ella sobreviven como caídos de la noche y sus cuerpos languidecen en busca de energía mágica.

Desde el palacio de Suramar, Gul’dan planea el próximo plan de la Legión, protegido por el gran muro de este palacio.